Cuando estuvimos muertos

Cuando estuvimos muertos
Se puede adquirir en Libros en Red o pedirlo al autor: forogam2002@yahoo.es

Los niños que dejaron de soñar

Los niños que dejaron de soñar
Se puede adquirir en las principales librerías o bien pedirlo al autor: forogam2002@yahoo.es Ambos libros pueden encontrarse en la Fundación Vicki Bernadet de Barcelona (ver el banner más abajo)

Followers

Subscríbete vía RSS

Introduce tu dirección de correo

Muro de opiniones

Otras webs de Directorio e-Contento
www.barcelona.com - La Guía de Barcelona

GuiaBlog

certificado por
GuiaBlog
autos

Humor: la mejor terapia

Publicado por Joan Montane viernes, 31 de octubre de 2008

¿Quien no se ha preguntado alguna vez porque unas personas son felices y otras no lo son? Por lo general ciertos aspectos externos a los que concedemos importancia no suelen ser muy determinantes en una hipotética escala de felicidad. Casi me atrevería a decir que quien es feliz, básicamente, es porque quiere serlo. La felicidad no es una especie de nirvana que hay que ir a buscar a quien sabe donde; es una actitud, una predisposición, una forma de ver la vida por su lado más optimista. En definitiva, es un sentimiento que surge del interior de cada persona.

Un elemento esencial para estar bien con uno mismo, y por supuesto con los demás, es el sentido del humor. Ver la parte divertida que rodea cualquier circunstancia es una manera de desdramatizar situaciones que, de otro modo, podrían ser más penosas. Tan pronto como alguien es capaz de reírse de uno mismo y de los problemas que le acucian, comprobará que dichos problemas ejercen mucho menos poder sobre él. Y lo que es más importante; él ejercerá mucho más poder sobre los problemas, lo que a fin de cuentas es lo que nos interesa cuando nos enfrentamos a cualquier contingencia.

Se podría argüir que lo anteriormente dicho sólo son palabras y que es muy fácil hablar o escribir cuando a uno no le afectan los problemas. Pues sí; la verdad es que es más fácil, para qué decir lo contrario. Pero también es verdad que a todos nos afectan o han afectado diversos problemas. Yo mismo sufrí en mi infancia y durante diez años abusos sexuales por parte de mi padre. Probablemente habrá gente que lo habrá pasado peor, pero cuanto menos me siento legitimado para hablar de ello. Y también puedo decir que el humor es una de las cosas que más me ha ayudado. A veces incluso tengo que controlarme. Hace años puse en marcha un foro para las personas que pasaron por este hecho traumático en su niñez, razón por lo que estoy en permanente contacto con muchos de ellos. En ocasiones estoy a punto de soltar alguna ocurrencia sobre este asunto, pero casi siempre me reprimo porque, aunque sea entre “nosotros”, la sensibilidad sigue estando a flor de piel para la mayoría. Es perfectamente comprensible, lo cual no quita que siga pensando que el humor casi siempre es la mejor opción. Es algo así como la grasa que permite que funcione mucho mejor nuestro mecanismo existencial.

El otro día observé una caja de ropa que mi mujer había puesto sobre el armario. Ordenada como es ella le puso una etiqueta: “ropa para el invierno”. Y claro, donde los demás no ven nada, yo veo una ocasión para hacer de las mías; así que no se me ocurrió otra cosa que escribir en un recorte de papel adhesivo la letra “f” y pegarla encima de la “v” de invierno. Aún me estoy riendo. Otras veces le digo que el gato no se mueve, y ella, con sorna, me dice que deje de acariciarle el bolso.

Cuando cedemos a las limitaciones, que al fin y al cabo nos imponemos nosotros mismos, y creemos que muchas puertas no se nos abrirán, nos estamos cerrando los caminos hacia la felicidad, hacia nuestra autoestima, hacia lo que realmente queremos ser. Cuando nos enfrentamos con humor, haciendo lo que pensamos, lo que sentimos, sin que nos importe el resultado hasta el punto de determinar nuestro éxito, sin condicionarnos por opiniones externas, entonces estamos en sintonía con nosotros mismos. La felicidad no es más que tratar de ser lo que somos.

3 comentarios

  1. sin duda cada persona se desahoga de diferentes maneras, en tu caso con el buen humor, claro que en este caso el tema tiene muchas aristas y alguna de ellas pudiese herir aun mas a otra persona, sea la mesura y la prudencia, las virtudes primordiales en nuestras palabras. saludos

     
  2. Anónimo Says:
  3. El buen humor es un genial mecanismo de defensa.
    Saludoss
    RBC

     
  4. Graciela Says:
  5. mis estados de ánimo pasando por tu blog van cambiando jajaja...es así como me tomo la vida, con humor...estaría muerta de no ser de otra forma...en varia oportunidades intenté volar del mundo, pero agradezco la oportunidad de no haber muerto...cúanto me hubiera perdido!!!...Joan que tengas a tu lado alguien que te ame me hace muy feliz...los besos y abrazos van para toda la casa...aunque no puedas hacer bromas en algunos lugares, donde sí házlas porque reír sana!!!

     

Publicar un comentario

Leer más en Suite101: Añadir Artículos de Suite101.net a página web http://www.suite101.net/pages/site_widget.cfm#ixzz0gRg1vmyP

Buscar este blog

Blog Archive