Cuando estuvimos muertos

Cuando estuvimos muertos
Se puede adquirir en Libros en Red o pedirlo al autor: forogam2002@yahoo.es

Los niños que dejaron de soñar

Los niños que dejaron de soñar
Se puede adquirir en las principales librerías o bien pedirlo al autor: forogam2002@yahoo.es Ambos libros pueden encontrarse en la Fundación Vicki Bernadet de Barcelona (ver el banner más abajo)

Followers

Subscríbete vía RSS

Introduce tu dirección de correo

Muro de opiniones

Otras webs de Directorio e-Contento
www.barcelona.com - La Guía de Barcelona

GuiaBlog

certificado por
GuiaBlog
autos

Para reflexionar...

Publicado por Joan Montane sábado, 7 de noviembre de 2009

Condenada por castrar y asesinar a su padre

Lleva más de 2 años y medio en la cárcel por castrar y asesinar a su padre y hoy la mujer condenada recibió su sentencia.

La acusada cometió el crimen para detener los abusos sexuales por parte de su progenitor.

La historia de años de abuso sexual y 11 cartas de miembros del jurado pidiendo que Bridgitt Harris no volviera a la cárcel no fueron suficientes para persuadir al juez. Harris, quen admitió que castró y asfixió a su padre, recibió la sentencia de 5 a 15 años en prisión por homicidio sin premeditación y un año por posesión de un arma.

El abogado de Harris, Arthur Aidala dijo: “nosotros dijimos toda la verdad, ella declaró lo que pasó, el jurado le creyó y salio el veredicto que consideraban apropiado. Desafortunadamente el juez decidió darle la máxima sentencia, en vez de pensarlo un poco más”.

Harris de 29 años, contó durante el juicio, que su padre Eric Goodridge natural de Liberia, había abusado sexualmente de ella durante toda su infancia. Harris admitió que lo castró y luego quemó su pene en la cocina, pero dijo que no quería matarlo cuando le puso una toalla en la boca.

Desde la cárcel dijo que esperaba clemencia del juez porque necesita mucha ayuda.

Según Harris, su padre le dijo “que se iba a llevar mis sobrinas a África y yo sabía lo que les iba a suceder. Solo quería quitarle su arma”.

Organizaciones que defienden a las víctimas de abuso llenaron el tribunal, ofreciéndole su apoyo.

Martha Adames de la organización Steps Against Family Violence, “eso enseña una persona que estaba desesperada. No sabia que más hacer. No tenía otra alternativa. En su mente pensaba eso”.

Pero sus propios familiares no la perdonan por la muerte de Goodridge.

Albertha Clinton, tía de Bridgett: “yo no creo que la abusó y aunque lo hubiera hecho ella tenia el derecho y durante años pudo haber hecho algo o dicho algo”, dijo Clinton.

El juez dijo que aunque Harris no es un peligro para la sociedad, tomó la justicia en sus propias manos y al cortarle el pene y asfixiar a su padre, cometió un crimen que merece un castigo.


Es difícil pronunciarse al respecto. Hay muchas lecturas que pueden hacerse. Lo que sí tengo muy claro es que ya me gustaría que los jueces fuesen tan diligentes y expeditivos en torno a los abusos sexuales. Cuando estos casos llegan a los juzgados, si es que no han prescrito, que es otra, entonces da la impresión que todos los esfuerzos se dirigen a probar la inocencia del presunto abusador, revictimizando a quien ha sufrido los abusos y poniendo en duda su credibilidad, bien de la víctima en sí, o de la madre denunciante cuando se trata de un menor. Por desgracia la realidad va por estos derroteros.
Desde luego para reflexionar.

2 comentarios

  1. Graciela Says:
  2. Joan estoy en contra de toda forma de agresividad...pero mantenerla presa luego de las aberraciones del desgraciado...es que los jueces deberían estudiar psicología o bien jueces que entiendan en abusos sexuales.
    Ojalá la ayuden a salir de la prisión, además tiene que recomponer su vida.
    Recordé la película 'Me quieren volver loca'
    si no la has visto la recomiendo.

    Buena semana y besos

     
  3. Yo también estoy en contra de la violencia y creo en la posibilidad de recuperación de las personas.
    Pero eso sí, me imagino en el caso de ver a alguien abusando de un niño y os aseguro que no me pondría a buscar el móvil para llamar a la policía, buscaría un cuchillo bien afilado. Sé que no podría evitarlo, me sacaría de mis casillas y, como hasta ahora la justicia no está funcionando en estos casos, con más razón me dejaría llevar. Cada día lucho por comprender, por buscar soluciones tanto para el abusado como para el abusador, soluciones que den la oportunidad de ser felices tanto a unos como a los otros sin hacer daño a nadie. Pero mis secuelas están ahí y sé que en el caso de verlo con mis propios ojos, me saldría el instinto más primitivo para tomarme la justicia en mis propias manos. Por el momento, es lo que hay.

     

Publicar un comentario

Leer más en Suite101: Añadir Artículos de Suite101.net a página web http://www.suite101.net/pages/site_widget.cfm#ixzz0gRg1vmyP

Buscar este blog