Cuando estuvimos muertos

Cuando estuvimos muertos
Se puede adquirir en Libros en Red o pedirlo al autor: forogam2002@yahoo.es

Los niños que dejaron de soñar

Los niños que dejaron de soñar
Se puede adquirir en las principales librerías o bien pedirlo al autor: forogam2002@yahoo.es Ambos libros pueden encontrarse en la Fundación Vicki Bernadet de Barcelona (ver el banner más abajo)

Followers

Subscríbete vía RSS

Introduce tu dirección de correo

Muro de opiniones

Otras webs de Directorio e-Contento
www.barcelona.com - La Guía de Barcelona

GuiaBlog

certificado por
GuiaBlog
autos

Autolesiones

Publicado por Joan Montane domingo, 21 de febrero de 2010

Cuando afirmamos que los supervivientes de ASI se caracterizan por tener una baja autoestima, dificultades para relacionarse con los demás o problemas con la sexualidad, lo que puede hacerse extensible a otras situaciones traumáticas, no creo que nadie se sorprenda. Parece bastante lógico. Sin embargo, si hacemos la misma afirmación en cuanto a una persona que tiene la necesidad de cortarse, golpearse o quemarse conscientemente, entonces tal vez sea más difícil exigir la misma comprensión.

Siendo consciente de que las autolesiones pueden tener diferentes orígenes, yo quisiera centrarme en los ASI, ya que es el asunto que mejor conozco y para el cual tengo algunas certezas que me han transmitido algunas compañeras del foro.

En las autolesiones el dolor pasa a ser un elemento fundamental para entender cualquier mecanismo relacionado con ella, pero más importante aún, si cabe, es insistir en que la percepción que tenemos del mismo, así como el uso que hacemos quienes padecimos ASI, es muy diferente. El dolor no es un agente pasivo, un efecto; también puede ser una causa en sí misma, un objetivo en busca de unos resultados concretos.

La autolesión se vive como una manera de extraer de nuestro interior todo ese dolor que nos invade. Cuanto mayor es la autolesión, mayor es el dolor que se trata de neutralizar, porque también lo es la necesidad de liberarnos de él. El problema es que, una vez liberada la tensión, y tras ese primer momento de calma, aparecen la vergüenza y la culpabilidad. Hay que tener claro que nadie se autolesiona porque sí, como si de un pasatiempo se tratara. Al igual que el alcohol, la comida o la ludopatía, esta es una adicción para la que se requiere algo más que la simple voluntad para enfrentarse a ella. Así pues, hablar de autolesiones es hablar de una espiral que se realimenta en una sucesión incontrolada que a veces no parece tener fin.

No es fácil dar rienda suelta a todo ese dolor acumulado. Es, como reconocen quienes la padecen, un motivo más para sentirse estigmatizado y seguir ocultando el secreto que mantiene a la persona en esa cárcel de dolor, silencio e incomprensión. Hay una clara conciencia de que nadie entendería las razones de esta acción. En muchos casos incluso no quiere entenderse, ya que en el origen de las mismas está el abuso sexual, cuyo causante suele ser un miembro de la familia. Y aún en el caso de vencer ese obstáculo, es probable que sólo consiguiéramos reproches y que se pusiera en duda la confesión. ¿Quién quiere oír: “Me autolesiono porque de niño mi padre, hermano, tío, abuelo o primo abusó sexualmente de mí”? Una buena parte de las familias no es capaz de aceptarlo, por lo que se revictimiza a quien se atreve a “desestabilizar” al ente familiar.

Normalmente, siempre hay una causa para que se produzca un efecto. Es decir, cabría suponer que si alguien se autolesiona es porque hay un hecho concreto que lo ha desencadenado. De entrada es así, pero no sólo así.

Cuando algo no va bien, cualquier adicción, aunque nos produzca una fugaz sensación de alivio, a la larga, siempre termina empeorándolo todo. Con las autolesiones sucede algo parecido. Aunque en un primer momento tanto la adicción como la autolesión puedan tranquilizarnos y alejarnos de la realidad, invariablemente, esta termina por plantarse de nuevo ante nosotros, haciéndonos sentir más culpables, más avergonzados y más miserables de lo que ya nos sentíamos antes. Al final, se transforma en una rutina frustrante y autodestructiva, en la que siempre estamos buscando la salida por la puerta equivocada.

Sé que parecerá extraño, pero las autolesiones también están relacionadas con nuestra necesidad de obtener el perdón. No, no hay que buscarle ninguna reminiscencia religiosa, por más que cada cual tenga sus propias creencias. Sin duda nos parecerá paradójico y contradictorio, ya que no sólo se busca el perdón por una culpa que en ningún caso perteneció a la víctima de ASI, sino que, además, dicho perdón se busca a través de una agresión. Pero todo eso, si queremos entenderlo, deberemos hacerlo desde el punto de vista del superviviente.

Podríamos decir que cada agresión ya lleva implícita una parte del perdón; un único protagonista para dos papeles. Reproducimos la agresión para, acto seguido, ser nosotros mismos quienes nos perdonamos y nos cuidamos; es decir, recreamos un escenario que nos retrotrae al pasado, un nuevo escenario donde las cosas ocurren del modo que debieron ocurrir, actuando como debieron haberlo hecho quienes no lo hicieron. Ahora es el propio sobreviviente quien, en sus dos papeles, hace de agresor y de salvador/cuidador.

Otra asociación más primaria, y quizá no del todo consciente, está en esa necesidad de calma y de paz que tanto anhelamos. El patrón interiorizado en la infancia fue el de agresión/calma. Primero venía el abuso (agresión) y después se iba el agresor (calma). Ahora, inconscientemente, tratamos de repetir el mismo patrón para encontrar esa tranquilidad. Es como si viviéramos en un permanente estado de ansiedad, dolor y desasosiego que sólo podemos neutralizar con la autolesión (agresión). Después, nos cuidamos, nos atendemos y nos perdonamos (calma).

5 comentarios

  1. Anónimo Says:
  2. Hola, sigo desde hace tiempo el blog como lectora silenciosa y aunque todavía siento como una bofetada cuando leo la palabra abuso, porque aún me cuesta asumir que eso pasó y no fue un "juego" como creí y quise creer durante tanto, muchas de las entradas me han servido de ayuda.
    Me animo a comentar porque yo caí en la autolesión, es algo por lo que me odio doblemente y es muy dificil dejarlo atrás. Es igualmente dificil plantearse porqué lo haces, ¿cuándo cruzas la línea? Yo no se cómo terminé con algo hiriente en mis manos, era la angustia continua de querer llorar y no poder, querer gritar y que no salga ni un hilo de voz... era como estar totalmente aislada dentro de todo el peso que llevaba conmigo y no poder hacer nada, hasta que empecé a sentir la necesidad de hacerme daño (como cuando alguien está de muy mal humor e "impulsivamente" golpea una pared), cada vez era mayor la urgencia de consegir algún tipo de alivio, sacar de alguna forma física todo lo que cargaba dentro, a veces ni tan siquiera podía respirar, y acabé metida en la autolesión. Ahora que lo miro con un poco más de perspectiva veo que si hubiese tenido mejores herramientas, habría intentado hablar con alguien, pero yo llevaba años aguantando el silencio hasta el punto de haberme obsesionado con la promesa que me hice de no decirselo nunca a nadie, lo que me dejó imposibilitada de encontrar alguna salida razonable y saludable.
    Lo peor de todo es que es algo totalmente adictivo, comienzas a depender de la autolesión para poder desahogarte y el hecho de ver que es una conducta lesiva y no ninguna herramienta, ver que es totalmente perjudicial e ir retomando la razón no es ni un mínimo paso a la hora de dejarlo, cuesta mucho más.
    Espero que mi comentario no sea demasiado extenso, con todo lo que me ha animado a escribir es agradecer que se haya tocado este tema, ya que las teorías expuestas son muy útiles para tomarlas como camino para conseguir conocerte más, sobre todo la última me ha hecho recapacitar sobre un punto en el que yo nunca habría caído, nunca me había planteado que pudiese ser ya un patrón interiorizado.
    Me disculpo por la extensión, siento haberme pasado.
    Un beso a todas las personas que hacen y siguen este blog.

     
  3. Anónimo Says:
  4. HOLA SOY MAVI,ALGUIEN ME PODRIA DECIR EN QUE PIENSAN LOS NIÑOS/AS CUANDO SE AUTOLESIONAN CUANDO SE CORTAN LOS BRAZOS AGREDEN A SU FAMILIA FISICA Y VERBALMENTE SI ALGUIEN ES CAPAS DE SABER XQ SI TIENEN ALGUN FAMILIAR Q SE CORTE XQ PARECE Q HOY ESTO ESTA DE MODA YO LA ESTOY PASANDO MUY MAL CON MI HIJA DE 14 AÑOS HACE 2 DIAS Q ESTA INGRESADA EN EL HOSPITAL (PSIQUIATRIA) XQ SE CORTA EL BRAZO CON HOJAS DEL SACAPUNTAS O MAQUINILLAS O TIJERAS O TODO LO Q ENCUENTRE PARA HACERLO,NO PUEDO MAS XFI ALGUN COMENTARIO SERIO Y NO ME DIGAN HABLA CON TU HIJA XQ HE HECHO TODO LO Q ESTABA A MI ALCANSE,GRACIAS M A V I

     
  5. Joan Montane Says:
  6. Hola Mavi, ante las situaciones extremas todos querriemos encontrar la receta que resuelva de una vez por todas un problema que nos supera. Yo conozco bastante bien el tema de las autolesiones por su relacion con los abusos sexuales. Aunque los abusos sexuales es un motivo muy a tener en cuenta, no es el unico que puede haber provocado que tu hija se autolesione. Como suele decirse, cada persona es un mundo.
    El principio de la solucion no es que tu hables con tu hija, sino que tu hija hable contigo. Lo fundamental es que HABLE, y para ello debe encontrar el entorno donde hacerlo. No es facil. Quiza no seas tu con quien deba hablar. En los problemas de esta magnitud solo hay salida cuando el afectado quiere salir.
    Yo tengo un foro sobre abuso sexual en el que hay un apartado dedicado exclusivamente a las autolesiones. El anonimato que permite un foro es un buen principio para empezar a hablar del asunto con personas que han pasado por lo mismo. Si consigues que se ponga en contacto conmigo forogam2002@yahoo.es intentare hacer lo que este en mi mano.

    Un saludo.
    Joan.

     
  7. Anónimo Says:
  8. Estoy superando eso.
    Antes cada vez que tenía un problema discusión,o algo así me cortaba la muñeca,la izquierda,con algo que no fuese una cuchilla,pero que si cortara,trozos de chapa,plasticos afilados...
    No quería llegar a dejarme marcas con sangre,pero si arañazos que me hacía x toda la muñeca y que luego escondía poniendome cintas del pelo(diademas)x toda la muñeca y a veces parte del brazo.
    Sabía que estaba mal pero despues de hacerlo me sentía mejor,estaba con ansiedad,y me tumbaba en la cama,cogía algo cortante y me cortaba durante un rato,luego me dormía.Era como si me quedara``colocada´´ y relajada,es una sensación que te dá un falso sosiego,es dificil renunciar a eso cuando tu dolor está ahí siempre,y no se mitiga ni el nudo del estomago,ni la sensación de desasosiego, ni la falta de autoestima provocada por cosas pasadas que te hacen incapaz de superar el dolor como el resto de la gente.
    Por eso decidí contarselo a mi pareja,entre lágrimas,porque me sentí como si estuviera loca,confesando algo inconfesable,pero ahora no me arrepiento.Aunque tal vez todo el mundo no sea capaz de reconocer las cosas tal como son,y te dirán que estás mal,que es por llamar la atención...

    Lo importante es curarse de esa adicción,o como lo querais denominar,salir adelante y aceptar las cosas sin recurrir a la autolesión que es un falso remedio,el remedio está en curarse,en sanar,en aceptar lo que un día nos ocurrió,en que eso nos marcó la vida,nos hizo más vulnerables,pero que podemos sanar,ahora somos los adultos que deben darse la oportunidad de afrontar las cosas y salir airosos.
    Cada día es distinto para mi,cada día trae más problemas,dolor y algunos es dificil,pero debo seguir,es necesario,no debo recurrir a lesionarme,aunque me sienta desbordada.

    Gracias por dejarme escribir estas palabras por que en parte son necesarias,me sincero conmigo misma y eso es positivo,un saludo.

     
  9. Anónimo Says:
  10. La autolesion es algo muuy comun es estos dias pues la mayoria han pensado mas de una vez en suicidarse , autolesionarse es lo mismo solo qe no nos da el valor para matarmos ...Pues yo ya he intentado muchas veces y casi lo logro pero no se dio me falto en valor ):

     

Publicar un comentario

Leer más en Suite101: Añadir Artículos de Suite101.net a página web http://www.suite101.net/pages/site_widget.cfm#ixzz0gRg1vmyP

Buscar este blog