Cuando estuvimos muertos

Cuando estuvimos muertos
Se puede adquirir en Libros en Red o pedirlo al autor: forogam2002@yahoo.es

Los niños que dejaron de soñar

Los niños que dejaron de soñar
Se puede adquirir en las principales librerías o bien pedirlo al autor: forogam2002@yahoo.es Ambos libros pueden encontrarse en la Fundación Vicki Bernadet de Barcelona (ver el banner más abajo)

Followers

Subscríbete vía RSS

Introduce tu dirección de correo

Muro de opiniones

Otras webs de Directorio e-Contento
www.barcelona.com - La Guía de Barcelona

GuiaBlog

certificado por
GuiaBlog
autos

Un problema global

Publicado por Joan Montane lunes, 16 de marzo de 2009

En más de una ocasión hemos presenciado sentencias judiciales relacionadas con algún caso de abuso sexual infantil que nos han escandalizado o llenado de incomprensión e indignación a partes iguales. Entonces concluimos que no se hace justicia, que las leyes no son las adecuadas o no se aplican atendiendo al sentido común, o bien que algunos magistrados están muy lejos de contar con una preparación específica en este campo ni con la sensibilidad que requiere un caso de A.S.I. Y estamos en lo cierto; eso es lo que ocurre. Pero ¿realmente es este el problema? Pues no, tan sólo es una parte, ya que el problema es mucho más extenso. Sus tentáculos se extienden por todos los sectores sociales. El problema está en la sociedad, en las instituciones y en última instancia, y sobre todo, en la propia familia. Si falla este primer peldaño de la escalera, todo lo demás no se sostiene por ningún sitio.

Uno se imagina que ante la evidencia del A.S.I. todos terminarán situándose al lado de la víctima o del superviviente; bien se trate de un menor o de un adulto que ha hablado por primera vez de este asunto tan oculto y silenciado. Por desgracia, lo que uno se imagina que debería ocurre poco tiene que ver con lo que la realidad nos demuestra día a día y caso a caso. La familia, cuando no tiende a posicionarse del lado del agresor, toma una postura ambigua o poco comprometida. Los que interpretan el abuso sexual infantil como una asunto de máxima gravedad y consideración y actúan como cabría esperar, componen una pequeña minoría que a todos nos debería hacer pensar como es posible que ocurra algo así.

Si desde las estructuras más básicas, como es la familia, sucede las cosas de este modo, difícilmente vamos a poder exigir actuaciones y responsabilidades de mayor envergadura a estratos sociales superiores. Es obvio que no arraigarán. Como se suele decir, conviene empezar la casa por los cimientos, y los cimientos de la sociedad se sustentan en las familias.

El problema, en definitiva, empieza con cada uno de nosotros, y de nosotros depende revertir una situación tan intolerable como inadmisible en nuestra pretendidamente adelantada sociedad del siglo XXI.

3 comentarios

  1. Anónimo Says:
  2. Joan, no has podido explicarlo mejor. Es muy triste y desesperanzador ver a una mayoría de la sociedad condenando verbalmente todo lo q lleva el nombre "maltrato, abuso, violación, pederastia, pedofilia, etc", todo el mundo habla, habla e incluso puede llegar a manifestarse en casos muy sonados q todos sabemos. Parecen horrorizados, escandalizados.

    Pues no, lamentablemente muchas de esas personas, lamentablemente gran parte de esta sociedad cuando tiene un tema cerca, cuando ocurre en su propia familia, cuando ocurre en casa del vecino, callan, los trapos sucios no hay q sacarlos, callan, q van a pensar los demás, q verguenza, callan, realmente no es para tanto, callan... y prefieren dar de lado a la víctima, prefieren ningunear a la víctima, cargando en ella mas peso y mas culpa del q ya tiene, prefieren q todo sea como siempre aunq la víctima muera antes q implicarse en algo q nos afecta a todos.

    Muy bien, Joan, como siempre magistral, es la familia la q tiene q poner el primer eslavón. Si la familia es negligente, calla, consiente y excluye a la víctima, qué podemos esperar del resto de la sociedad, incluídos Jueces?

    Esto es un problema muy serio y mal planteado en la sociedad. Condenamos con penas de cárcel a un asesino, violador, etc, pero no condenamos en su día a la persona q violó y maltrató, generando una cadena insoportable. No hay q olvidar ese porcentaje de personas q cometen delitos atroces y en su día fueron ellos mismos víctimas. El problema hay q tratarlo desde la raíz, desde su base, desde la familia, desde la educación. Sólo así puede crearse una sociedad justa sin abusos. Utopía, tal vez, seguramente.

    Un abrazo.

    Anita

     
  3. Graciela Says:
  4. Excelente Joan, así como lo cuentas!!!. Creo que muchas familias tapan, tapan y las sociedades callan...besos tesoro!!!

     
  5. SUS Says:
  6. Hola Joan, llevas razón en todo lo que dices, pero, que hemos de hacer entonces, como podemos hacer? Aquí tod@s somos adultos, y no nos lo vamos a inventar no? Esto es real, y no es justo que tengamos que contar con las familias, para poder obtener un derecho que nos pertenece a tod@s, como hacer entender a la sociedad? Sé que tienes en mente proyectos, pongámonos manos a la obra, cansa, y cansa, y cansa, ver cada día víctimas y supervivientes, que están sumidas en el silencio, que siguen teniendo miedo, q siguen sintiendo verguenza....... (vergueza tenían que tener ellos), pero por desgracia no sucede ésto, la sentimos nosotros, me meto porque aún estoy en el proceso de recuperación, y creo que me estoy acercando al fin de un principio, de una nueva vida, ya voy saboreando lo sano que se nos entrega y que no hemos sabido disfrutar, porque nadie nos enseñó.Cansa escuchar las noticias, y sentirte impotente de no poder hacer NADA!!!!!!!!! NO ES JUSTO.
    Un saludo Joan.
    Sus

     

Publicar un comentario

Leer más en Suite101: Añadir Artículos de Suite101.net a página web http://www.suite101.net/pages/site_widget.cfm#ixzz0gRg1vmyP

Buscar este blog