Cuando estuvimos muertos

Cuando estuvimos muertos
Se puede adquirir en Libros en Red o pedirlo al autor: forogam2002@yahoo.es

Los niños que dejaron de soñar

Los niños que dejaron de soñar
Se puede adquirir en las principales librerías o bien pedirlo al autor: forogam2002@yahoo.es Ambos libros pueden encontrarse en la Fundación Vicki Bernadet de Barcelona (ver el banner más abajo)

Followers

Subscríbete vía RSS

Introduce tu dirección de correo

Muro de opiniones

Otras webs de Directorio e-Contento
www.barcelona.com - La Guía de Barcelona

GuiaBlog

certificado por
GuiaBlog
autos

Una buena noticia... pero no tanto

Publicado por Joan Montane lunes, 18 de mayo de 2009

Un hombre que abusó de su hija "en reiteradas ocasiones", desde 1999 hasta 2006, cuando la pequeña tenía entre tres y diez años, ha sido condenado por un juzgado de San Sebastián a seis años de cárcel por un delito continuado de abusos sexuales y otro de maltrato psíquico habitual.

Según la sentencia del caso, a la que hoy ha tenido acceso Efe, a consecuencia de la actitud de su padre, la menor presenta actualmente "síntomas de maltrato emocional, como comportamientos autoagresivos y de agresividad hacia los demás, así como sintomatología depresiva con sufrimiento infantil".

La niña "pega, muerde e insulta y padece un retraso cognitivo y problemas de socialización", como "aislamiento y rechazo", por lo que "carece de amigos y de relación con sus iguales", además de presentar "síntomas de abuso", como "interés y conductas sexualizadas inadecuadas para su edad".

Los hechos se iniciaron en 1999, en la vivienda familiar de Zumarraga, donde el padre acudía a la habitación de la niña "con ánimo de atentar contra la libertad sexual de la menor" y "prevaliéndose de su especial vulnerabilidad" por "razón de su edad" abusaba sexualmente de ella.

Además, cuando la madre no se encontraba en el domicilio, seguía a la menor al cuarto de baño, donde también abusaba de la niña, hasta que la progenitora regresaba.

Régimen de visitas

Una vez que el procesado y la madre de la pequeña se separaron, el imputado continuó con su actitud aprovechando el régimen de visitas de la menor todos los martes y los domingos alternos, aunque esta vez en su propio domicilio.

Durante estas estancias, el hombre no permitía que la niña acudiera al comedor del colegio ni a actividades extraescolares, como practicar deporte o ir a excursiones y "ni siquiera le permitía jugar, realizar las tareas de la ludoteca municipal" o "quedarse en la calle jugando con otros niños, de tal manera que la pequeña pasaba las tardes aislada en casa, viendo la televisión".

La sentencia explica que los hechos se descubrieron porque, a pesar de que su progenitor le dijo que no contase lo sucedido y el miedo que la pequeña le tenía, la niña confesó a su profesora que no quería ver a su padre porque abusaba de ella.
Posteriormente, la madre se enteró de lo que ocurría porque "le llamaron del colegio y se lo contaron", y la psicóloga también "detectó que pasaba algo raro por los dibujos que hacía" la menor.

Para condenar al padre, la sentencia se basa en el testimonio de la niña a la que da total credibilidad, apoyándose en los informes psicológicos que "no dejan lugar a dudas sobre la existencia de abusos sexuales y de un maltrato psíquico prolongado en el tiempo" durante el que la pequeña "sufrió aislamiento y prohibiciones injustificadas que le impidieron relacionarse debidamente con otros niños de su edad, lo que finalmente ha terminado por afectar a su normal desarrollo".

El texto judicial reprocha al padre el perjuicio que ha causado a su hija que ha visto "perturbado su bienestar" y que ha "dificultado de manera dramática su desarrollo social y cognitivo".

Por este motivo le impone tres años de cárcel por un delito continuado de abusos sexuales y otros tres por un delito de maltrato psíquico habitual. Además el procesado no podrá ejercer la patria potestad durante seis años y no podrá comunicarse ni aproximarse durante cinco años a su hija, a la que también deberá indemnizar con 30.000 euros.

Podríamos pensar que al final se ha hecho justicia. Pero lo malo es que se ha hecho al final. Aunque a veces ni esto. La mayoría de las veces no ocurre nada hasta que han pasado demasiados años. Lo sé más bien de lo que quisiera. Es lamentable que haya que esperar a que el daño esté hecho para que se pueda hacer algo. Y más lamentable es aún que demasiadas veces no se pueda hacer nada en ningún caso, a pesar de que los abusos sean incuestionables.

6 comentarios

  1. Mery Jane Says:
  2. La verdad es que me parece bien que sea condenado, pero la pena a cumplir me parece escasa como castigo en relación al daño difícilmente reparable para la menor en todos los ámbitos, ya que ésta estará marcada para el resto de su vida, y eso me parece un daño irreparable en muchos sentidos.

    De todas formas, lo considero un gran paso teniendo en cuenta que los abusos a menores en muchas ocasiones salen impunes.

    En mi opinión, éste "más vale tarde que nunca" debe derivar en más medidas de prevención en el futuro.

    Un saludo

     
  3. Anónimo Says:
  4. Hola Joan,mi nombre es Josefina y me acabo de enterar de este blog porque lei tu comentario en una pagina de la cual me entere por la television,la pagina(para los interesados)es www.abusosexualinfantil.com.ar
    Bueno,me parece muy interesante tu manera de expresar y aportar datos a este aberrante tema.Espero que en tu caso se haya hecho justicia,aunque como decis vos...tarde,porque el daño ya esta hecho,lo ideal seria prevenir todo esto.
    Es increible las consecucias que le trajo a esta niña,el ser abusada tantas e icansables veces por su padre.Para mi es algo TAN anormal,que no puedo ni imaginar la situacion sin que se me ponga la piel de gallina,yo creo que no se hizo justicia,porque si bien este sujeto(violador)quedo detenido por 6 años y no puede acercarse a su hija por 5 años,tal vez a ella no le haga mas daño,pero yo creo que está en sus intenciones violar de nuevo,es decir a una nuava victima,entonces no estamos ni siendo protegidos,ni previniendo nada...con lo cual cocluyo que no llegamos a nigun lado.Esta niña quedo dañada de por vida y ni el dinero que pague ni los años en carcel que este tipo pueda cumplir,podran devolverle la inoscencia,la tranquilidad,la armonia psicologica y tantas otras cosas que ni puedo imaginar,a la niña.
    Yo por mi parte voy a mandar a todos mis contactos la dire de la pagina y de este blog,si es que no te molesta...espero tu confirmacion para hacerlo.
    Un abrazo

     
  5. JoanMontane Says:
  6. Hola Mary Jane, como bien dices es mejor que nada teniendo en cuenta como está el patio. Lo que cabe esperar es que sirva para que estos casos sean considerados como un delito mucho más grave de lo que parece a tenor de las condenas. Un padre que viola a su hija no debe estar separado cinco años, sino siempre. Cuando la menor sea adulta ya decidirá, en todo caso.

    Hola Josefina. Totalmente de acuerdo contigo. Y por supuesto que puedes dar esta dirección. Mi intención, precisamente, es tratar de difundir esta triste realidad partiendo de la información veraz y objetiva, algo que todavía está bastante lejos de lograrse.

    Un abrazo.

     
  7. Anónimo Says:
  8. Demasiados casos, demasiadas víctimas...Lo terrible es que en la mayoría de los casos, las secuelas son irreparables, algo se "rompe" dentro de las víctimas, que en el mejor de los casos sufren desestabilidad emocional y miedo durante toda su vida.
    Poca pena para la gravedad de estos delitos, al fin y al cabo, es un asesinato de la persona, una mutilación de su personalidad que es irreparable. Siempre hay demasiado silencio y en la mayoría de los casos los abusos los realizan personas del entorno de los niños, por lo que es mucho más dificil para ellos comprender lo que ocurre y hablar de ello. En muchos casos, permanece toda la vida oculto en su interior, marcándoles para siempre.

     
  9. Anónimo Says:
  10. Es un cancer moral que poco a poco te va matando, es terrible por que te entierran en vida y no puedes hacer nada. Los niños no pueden defenderse ante esto por que cuando se trata de su propia familia es una aberración la peor de todas, el niño piensa en su familia como las personas que lo han de cuidar y querer como la seguridad para él y cuando eso se desmorona y empieza a entender que es todo lo contrario que lo están atacando que lo están destruyendo algo se rompe dentro de su corazón para siempre ya nunca podrá ser una persona como las demás por que aunque se ponga en tratamiento las cicatrices las va a llevar siempre, por eso yo desde aqui pediría la pena mayor para estos depredadores CADENA PERPETUA, por que hoy lo hacen con un niñito y quizás lo escuchemos en la televisión y si lo juzgaran y lo encerraran pero cuando salga irá a por otro niñito y eso es lo que debemos pensar por que esos niños a los que entierran en vida a los que les quitan todo, su infancia, su juventud, y el ser un adulto con una vida, incluso en ocasiones hasta llegan a matarlos, esos niños merecen protección y justicia por favor aunque sólo sea por CONCIENCIA PIDO PARA UN DELITO TERRIBLE MATAR A UN NIÑO EN VIDA CADENA PERPETUA, GRACIAS

     
  11. Anónimo Says:
  12. Sin dudas la cadena perpetua es la condena mas apropiada...soy victima de abuso sexual en el seno familiar,y los hechos fueron perpretados a 2 generaciones,hijas,y nietas...sinceramente es vivir muerta,pues este flagelo,se lleva toda la vida...y no te deja vivir ya que afecta en todos los ordenes a la victima.Desgraciadamente el complice es el silencio de los q deben hablar,y es otro daño mas que se suma a la victima.todo lo que se pueda decir es poco.SOMOS RESPONSABLES SINO HABLAMOS ESTO,S NECESARIO HABLARLO!

     

Publicar un comentario

Leer más en Suite101: Añadir Artículos de Suite101.net a página web http://www.suite101.net/pages/site_widget.cfm#ixzz0gRg1vmyP

Buscar este blog