Cuando estuvimos muertos

Cuando estuvimos muertos
Se puede adquirir en Libros en Red o pedirlo al autor: forogam2002@yahoo.es

Los niños que dejaron de soñar

Los niños que dejaron de soñar
Se puede adquirir en las principales librerías o bien pedirlo al autor: forogam2002@yahoo.es Ambos libros pueden encontrarse en la Fundación Vicki Bernadet de Barcelona (ver el banner más abajo)

Followers

Subscríbete vía RSS

Introduce tu dirección de correo

Muro de opiniones

Otras webs de Directorio e-Contento
www.barcelona.com - La Guía de Barcelona

GuiaBlog

certificado por
GuiaBlog
autos

Testimonio abuso sexual - Lorena (1ª parte)

Publicado por Joan Montane domingo, 31 de enero de 2010 9 comentarios

Llevo tiempo buscando la mejor manera de expresarme, intentando dar con la fórmula que me permita contar —y contarme— mi historia. Y debería ser así, porque, a decir verdad, nunca lo hice; sólo fui capaz de plasmar pequeños fragmentos en clave en aquel diario que guardaba celosamente en mi adolescencia; retazos de un pasado donde relataba cómo me habían cagado la vida, cómo aprendí desde tan pequeña a sentir aquel odio tan inmenso…

Vueltas y más vueltas, viendo mi historia como un ovillo al que no acierto a encontrarle un principio. Pero lo encontraré; sé que hoy es el día indicado para sentarme a escribirla, porque estoy abierta hacia adentro, porque me estoy mirando, porque estoy sensible a mí, porque llueve… y porque tengo ganas de que me abracen.

Hasta acá, siempre me he sabido abusada sexualmente, y en este nuevo proceso que he iniciado me estoy ocupando de las secuelas, de las consecuencias, aunque todavía me cuesta mucho empezar por donde debo; allá donde más duele. ¡Me cuesta tanto recordarme y reconocerme en esas situaciones! No me gusta hablar de ello; nunca he podido sacar fuera esos recuerdos que, como dagas encendidas, corren y queman las venas, las entrañas…

Algunas imágenes son muy fugaces, pero al mismo tiempo van acompañadas de sensaciones muy fieles e intensas, sensaciones que quedaron impregnadas en la piel y que me remiten a una muy corta edad, quizá a los tres o cuatro años, y que no me abandonan hasta los quince…, quizá dieciséis.

Mi tío, el marido de la hermana de mi madre, siempre cerca, siempre dispuesto para el cuidado de su sobrina. Siempre con una buena excusa, buscando la ocasión para estar solos.

Algunas de las imágenes más nítidas pertenecen a la época en la que me subía a su chata. Lo recuerdo mirándome con esos ojos grandes y negros…; esa boca grandota y sedienta; sus manos pesadas y ásperas; su respiración incitante, con aquel olor que aún hoy suelo reconocer. Me llevaba con él a comprar las cosas para el asado familiar; me invitaba a aprender a manejar, subiéndome sobre sus piernas, apretujada contra el volante y su abdomen. Mientras con carita de distraída yo me hacía la que disfrutaba de aprender a manejar, él me recorría con esas manazas tan grandes, tan pesadas, tan ásperas, tan feas… Me fregaba y respiraba profunda y asquerosamente en mi oído. ¡Metía sus grandes dedos en aquel lugar que era tan mío! Y me respiraba al oído… Lo siento hoy, aún lo siento; el ritmo de la respiración agitada y entrecortada, como un gruñido entre dientes… Yo no lloraba. Por aquel entonces, de niñita, no lloraba. Tampoco escapaba, ni gritaba, ni me asustaba…

Guardo imágenes de algunas tardes de mucho calor, de cómo mi mamá nos preparaba a mi hermana y a mí para que el tío nos llevara a la pileta. Por alguna extraña razón, mi hermana siempre se lo hacía venir bien para que me tocara entrar primero a la cabina de la chata y sentarme al lado del tío. Recuerdo a mi hermana sentada en la otra punta de la butaca, con la nariz pegada a la ventanilla y mirando hacia afuera. Y yo al lado de él, para que hiciera lo de siempre. Después, en el agua, cuando me tiraba del trampolín y caía, y él me agarraba, me sostenía, me tocaba…, y también me penetraba.

A veces, sólo a veces, no quería tirarme del trampolín…

También recuerdo escenas en el patio de mi casa, a plena luz del día. Veo gente deambulando por la casa, aunque no logro descifrar qué hacían, dónde estaban con exactitud cuando él me tocaba y hacía que lo tocara; dónde estaban cuando me sentaba entre sus piernas y me ponía de rodillas, obligándome a hacerle tantas cosas que aún hoy me resultan innombrables.

Asco. Recuerdo haber sentido mucho asco. Tener que sentir y soportar todo eso en mi boca, mientras sus manotas, sosteniéndome de la nuca, me empujaban hacia delante y hacia atrás. Y yo no sabía dónde estaba la gente.

Sindrome de alienacion parental - recogida de firmas

Publicado por Joan Montane jueves, 28 de enero de 2010 2 comentarios

Consuelo Barea, médico y psicoterapeuta, tiene una opinión contundente sobre la naturaleza del síndrome de alienación parental, que atribuye el rechazo de un hijo a su progenitor a las maniobras del otro, generalmente la madre. Barea niega su existencia, lo califica de «basura científica» y considera que es «una manipulación para obtener la custodia de los hijos».


El pretendido síndrome de alienación parental, sin duda, está calando hondo en la sociedad española en los últimos años, y aún careciendo de cualquier validez científica se aplica a la hora de impartir justicia. No podemos permanecer impasibles, por eso me adhiero a la causa y animo que firméis este formulario:

"http://plataformalunarm.foroes.net/formulario-para-la-recogida-de-firmas-contra-el-sap-y-su-terapia-no-olvides-firmar-f4/formulario-para-la-recogida-de-firmas-contra-la-aplicacion-del-inexistente-sap-y-su-terapia-t550.htm"



El debate acerca del SAP, comenzó en USA a fines de los años 90'. En ese momento, en los estados Unidos de Norteamérica, profesionales, Instituciones especializadas, y gran parte de la Comunidad científica, publicaron bibliografía y críticas a través de las cuales fundamentaban la importancia de no considerarlo como instrumento diagnóstico, aludiendo a los graves errores de los cuales adolecía este supuesto síndrome:

“...La Asociación Médica Americana - AMA - y la Asociación de Psicólogos Americana - APA - , lo inhabilitan para configurar un síndrome diagnóstico - en el sentido estricto del término- ya que no han sido hechas pruebas que lo convaliden ni su autor ha expuesto a consideración de la comunidad científica los datos en los cuales se basó para configurarlo...”

En 1996, un trabajo titulado: "Cuestiones y Dilemas en Violencia Familiar," producido desde la Asociación de Psicología Americana, por el Grupo de Trabajo de Expertos acerca de La Violencia y la Familia, analiza, entre otras cuestiones, la utilización del SAP en el ámbito de la justicia, aludiendo a los fundamentos de R. Gardner y arribando a las siguientes conclusiones:

El personal judicial no sólo debe ser advertido que el PAS no está reconocido como un síndrome médico por la AMA (Asociación Médica Americana) y la APA (Asociación Americana de Psicología), sino que el empleo de este dudoso síndrome como un instrumento adaptado para quitar la tenencia cuando las madres aducen abuso, no puede ser acallado...

La Asociación Médica Americana y la Asociación de Psicólogos Americana concluyen:

"El trabajo de Richard Gardner jamás ha sido revisado ni reexaminado. Él logró posicionar este tema a través de la publicación de sus propios trabajos en su propia editorial: “Creative Therapeutics”, fue su propio editor de los 30 libros que publicó desde entonces, incluyendo “Parental Alienation Syndrome”.

El caso Greppi

Publicado por Joan Montane domingo, 24 de enero de 2010 3 comentarios

Del blog de mi amigo Joshua, incasable luchador:

http://joshua-hunter-boylover.blogspot.com



En Argentina o donde se encuentre, es una solemne promesa "señor del mal", ni sus conocimientos en informática, ni su cátedra de "hacker" podrán librarlo de pagar su culpa; nuestra organización, sus conocimientos y contactos se ponen al servicio de la "verdadera familia" de la pequeña ABIAGAIL, su madre y familia materna, la pequeña tiene que estar al lado de su madre.

Es este un claro caso aplicado de la farsa del "SINDROME DE ALIENACION PARENTAL", una jueza que por intereses personales, ordenó el secuestro de la pequeña, no obstante las denuncias por pornografía infantil que el individuo tenía en su contra, los "polizones" contratados por la jueza, acuden al domicilio de la madre y los golpean, a ella la dejan mal herida, se llevan a la pequeña ABIGAIL y se la entregan a su padre acusado formalmente (extrañamente protegido), que como se dijo está demandado por tráfico de pornografía infantil.

Nuestras conjeturas, que poco a poco van cobrando fuerza y que explicarían las razones por las cuales la Jueza determinó en favor de este depredador:
* Por sus conocimientos en informática (se dice hacker) Greppi pudo penetrar la vida personal de la Jueza, explorar sus correos y sus movimentos, apoderado de sus secretos y se vale de ellos para obtener el beneficio escabroso ya detallado de entrar como protector de la pequeña ABIGAIL.

* Esta mujer, la jueza, piensa sembrar un precedente judicial acudiendo a la farsa de "el sindrome de alienación parental", da la custodia al depredador; hay que investigar si esta mujer (Jueza) pertenece a algún buffet de abogados que estén ofreciendo servicios a padres que hayan sido denunciados por abuso sexual infantil o pornografía infantil; ya que tenemos antecedentes en USA y algunos países como España y otros de Suramérica donde los depredadores aliados a ciertos abogados han logrado que jueces y fiscales perturben las leyes y pretendan validar las teorías de un pedófilo y suicida como lo fue Gardner, el inventor de la farsa del siglo XX: "LA TRAMA DEL SINDROME DE ALIENACION PARENTAL".

Muy abiertos los ojos, a la familia veradera y amigos , cuenten con nosotros, si hay amenazas via internet o celular estamos dispuestos a poner nuestros conocimientos y contactos a su servicio; publicaremos los detalles si esto sucede, haremos un seguimiento detallado del caso (que ya lo tenemos desde hace unas semanas).

Y este un mensaje para hackers y lammers: Que no quedará piedra sin levantar en la red en busca de este depredador Diego Greppi y la liberación dela pequeña ABIGAIL, porque haremos un despliegue a nivel mundial sobre el caso, comunicaciones a páginas aliadas que buscan a Madeleine McCaine, verdaderos "informáticos" y autoridades en el mundo que saben de nuestro compromiso, es una "CLARA Y CONTUNDENTE ADVERTENCIA" todo aquel que proteja en la red a este individuo Diego, será nuestro objetivo e iremos por su vida entera y sus negocios en la red; para cualquier información usar el correo electrónico: antipedofilia.org@gmail.com

Más información:
http://infanciaprimero.blogspot.com/2009/12/abigail-greppi-crespo-te-estamos.html

http://www.mdzol.com/mdz/nota/179519

http://amnistia.ning.com/xn/detail/2262821:Event:80228?xg_source=activity"

El arzobispo de Granada

Publicado por Joan Montane jueves, 21 de enero de 2010 3 comentarios

Esta es una de las perlas que se puede escuchar, sobre el minuto 2 del video: Pero matar a un niño indefenso, ¡y que lo haga su propia madre! Eso le da a los varones la licencia absoluta, sin límites, de abusar del cuerpo de la mujer....
Sobre el aborto cada cual puede tener la opinión que considere oportuna, pero la incitación al abuso o a la violación, o sea, la incitación a cometer delitos ¿no es punible? Parece que no. Y menos cuando vas con sotana. Ya sabemos que el abuso sexual no parece que altere ni moleste demasiado a la jerarquía eclesiástica.

Manifiesto contra el abuso sexual infantil

Publicado por Joan Montane miércoles, 13 de enero de 2010 9 comentarios




Los abajo firmantes pedimos compromisos reales para que el abuso sexual infantil sea considerado un problema social, sea tratado como tal y se trabaje para encontrar soluciones efectivas.


Pensamos que estos compromisos nos implican a todos/as y por eso pedimos:


>> Que los partidos políticos tomen conciencia de la existencia del abuso sexual infantil, le otorguen la importancia y la gravedad que le corresponde e incluyan en su ideario actuaciones valientes y medidas concretas.



>> Que las instituciones y administraciones públicas creen y apliquen políticas específicas y las doten de recursos suficientes para incidir en la protección de los niños, la investigación, la formación de los profesionales y la prevención del abuso sexual infantil.



>> Que todos los agentes sociales se impliquen activamente en la protección, el bienestar y las necesidades de los niños, así como en la prevención y sensibilización del abuso sexual infantil.



>> Que las leyes, los protocolos y los circuitos de actuación, velen siempre por el interés superior del niño/a.



>> Que los medios de comunicación cumplan la función de informar adecuadamente, pero sobre todo, que sean un agente de cambio que genere opinión, que sensibilice y que cuando sea necesario, denuncie públicamente cualquier vulneración.



>> Que el sector privado participe y colabore con recursos personales y económicos sin temor a mostrar públicamente su apoyo a esta problemática.



>> Que la ciudadanía abra los ojos a la problemática que representa el abuso sexual para toda la sociedad, para vencer el miedo y el tabú que lo rodea.



>> Y que nadie se olvide de los adultos que sufrieron abuso sexual en su infancia, porque durante muchos años han sido las víctimas invisibles y necesitan sentir que todos y todas les acompañamos en el camino de su recuperación.



ADHIÉRETE AL MANIFIESTO DE LA FUNDACIÓN VICKI BERNADET

Si quieres adherirte a este texto, cópialo, bloguéalo, difúndelo.



COLABORA EN ESTE CUESTIONARIO
En Bilbao, desde la Asociación AVASI, y en colaboración con la Universidad de Deusto, se ha confeccionado un cuestionario de investigación para recabar información sobre las personas que han sido víctimas de abuso sexual en la infancia. En España no existen estudios de este tipo, de ahí la importancia de dicho cuestionario. En este caso se trata de un PDF que ha de descargarse desde esta página:

http://www.avasibilbao.org/encuesta.php


Joan Montané
http://forogam.blogspot.com">

Eres importante

Publicado por Joan Montane viernes, 8 de enero de 2010 5 comentarios

Una de las secuelas que se da con mayor frecuencia entre quienes padecimos abusos sexuales en la infancia es la baja autoestima. En muchas ocasiones he oído decir a más de uno que su vida no es importante, que no tiene sentido, que si no estuviera nadie lo echaría en falta.

Imagina a tus padres. Imagina a los padres de tu padre, y a los padres de tu madre. Imagina a los padres de tus abuelos, y a los padres de tus abuelas. Ves imaginando, retrocediendo en el tiempo. Imagina todas esas personas, todos esos destinos, todas los designios de la vida, las casualidades y todas las circunstancias de tantas y tantas personas. Imagina esa pirámide interminable que se pierde en el tiempo. Y después vuelve la mirada hacia tu interior. ¿Qué ves?

Todas esas personas y todo ese cúmulo de imponderables del destino han hecho posible que hoy tú estés aquí. ¿Y tú no eres importante?

Separacion y abusos sexuales

Publicado por Joan Montane jueves, 7 de enero de 2010 0 comentarios

Ya he hablado del problema que subyace en una separación en la que, además, hay abusos sexuales de por medio. El problema lo he focalizado en la tendencia de los organismos y de la justicia en general para demostrar la existencia del síndrome de alienación parental. Ante una denuncia, que no siempre parte de la madre, se pone en marcha todo el engranaje del sistema que suele terminar dejando sin salida a la parte denunciante y desprotegido al menor; justo lo contrario de lo que se predica y de lo que debería ser.

Pero no quiero extenderme más ahora en este aspecto, sino en las repercusiones que tiene este mismo hecho en la vida cotidiana y más cercana de los actores. Es decir, cuando se produce una situación de este tipo, podríamos pensar que todos se pondrán de parte del denunciante. Sin embargo la realidad no suele ser esta. Existe un pensamiento más generalizado de lo que se cree donde se da por supuesto que la denuncia de abuso tiene más que ver con el despecho, la venganza y las ganas de perjudicar a la otra parte, que no con la realidad del propio abuso.

En el propio entorno del denunciante cae la sospecha de que la denuncia pueda ser falsa y que sus motivaciones nada tienen que ver con la posible existencia de un abuso.

Pocas madres están dispuestas a utilizar a sus hijos de este modo por mera venganza hacia su ex pareja. Si me preguntan si hay madres así responderé que sí. Pero lo haré porque es obvio que en este mundo hay de todo. No se trata de negar las cosas porque sí. De lo que se trata es de situarlo en su perspectiva correcta. Y esta nos dice que el porcentaje de personas capaces de actuar de este modo es ínfimo en comparación con el resto de denuncias y de casos reales de abuso sexual infantil. Sin embargo parece que todos los esfuerzos van dirigidos a buscar todos los indicios, hasta los más absurdos, que puedan demostrar de una u otra manera que una madre actúa de forma alienadora.

Ahora imaginemos que el abuso sexual existe, como sucede la mayoría de veces. ¿Qué puede hacer una madre? Si actúa como haría cualquier madre corre el riesgo de ser tachada de alienadora. Habla mal del padre para predisponer al menor en su contra. Pero si sabes que un individuo está abusando sexualmente del hijo ¿vas a hablar bien de él?

Tanto en tu propio entorno como en instancias judiciales corres el peligro de caer en una trampa sin salida. Si no haces nada ante un abuso te acusarán de negligencia, pero si denuncias, entonces es probable que te acusen de síndrome de alienación parental. Y así vamos, haciendo equilibrios en la cuerda floja.

Secuelas del abuso sexual

Publicado por Joan Montane domingo, 3 de enero de 2010 5 comentarios

La lista de inconvenientes y dificultades que debemos enfrentar quienes nos ocupamos del abuso sexual infantil es interminable. En este post me voy a ocupar de un concepto erróneo (uno más) en el que muchos profesionales involucrados con el supuesto bienestar del menor incurren con demasiada frecuencia, y cuyo resultado, para variar, es nefasto.

Esta especie de síndrome que yo he titulado como "el niño está feliz" puede dividirse en dos aspectos fundamentales:

- El niño que ha sufrido abusos sexuales es necesariamente infeliz (presenta secuelas evidentes)

- El niño abusado quiere a su padre (suponiendo que este sea el abusador, obviamente)

Lo que para cualquier desconocedor del tema podría parecer lógico, en realidad no lo es tanto. Es cierto que un niño que sufrido abusos puede presentar secuelas visibles, tanto físicas como psicológicas. Y también lo es que pueda sentir rechazo por su abusador. Pero en muchos casos no sucede así.

Todas las personas tenemos los conocimientos que tenemos, y unos sabemos más de unas cosas y menos de otras, por lo que tampoco es exigible (aunque sí muy recomendable) que todo el mundo conozca a la perfección la lacerante realidad del abuso sexual infantil.

Hasta aquí bien. Pero lo que no alcanzo a comprender es ¿cómo es posible que las personas, supuestos especialistas, que tienen la responsabilidad de decidir sobre el futuro del menor, desconozcan esta realidad?

Los organismos encargados de detectar posibles abusos, ante el hecho de que el niño no parezca especialmente infeliz o no sienta animadversión hacia su abusador ya parece suficiente motivo para inclinar la balanza. En contra de los intereses del niño, por supuesto. A esto le añadimos unos dibujitos y unas cuantas preguntas intrascendentes que por lo general no suelen servir para nada, y listo. El niño está estupendo. Y gracias si la cosa queda ahí. Porque a día de hoy no cuesta mucho traspasar esa difusa línea de la falsa denuncia, asociada al síndrome de alienación parental. Entonces ya no tendrás un gran problema; tendrás dos.

¿Realmente interesa saber si el niño ha sufrido abusos? La respuesta es que no. Cualquier especialista en esta materia debería saber que en la gran mayoría de casos el menor no hablará de este asunto, y mucho menos con unos desconocidos que probablemente no le inspiren demasiada confianza.

Para casi todos el abuso sexual ha sido nuestro secreto; aquello que nadie debía saber. E intentábamos seguir siendo felices, o al menos aparentarlo. Unos lo conseguíamos y otros no tanto, pero el abuso siempre estaba ahí. No tiene sentido pretender que con unas breves entrevistas con el menor y progenitores todo saldrá a la luz como por arte de magia. Yo sufrí abusos por parte de mi padre durante unos diez años. Y nunca nadie supo nada. Y como yo, infinidad de casos. ¿Por qué no se toma más en serio? ¿Por qué quienes tienen esta responsabilidad no están preparados? ¿Por qué todo funciona mal?

El niño no habla. El niño parece feliz. El niño quiere a su padre. A partir de ahí ¿qué haces? Estás atrapado en un callejón sin salida. Si te rebelas contra esta situación corres el riesgo de que te tachen de neurótico, de histérico, de que tu único propósito no es otro que dañar al presunto abusador. Y si no haces nada la situación no es mucho mejor. El menor seguirá siendo objeto de abusos. Pero claro, es que el niño parece feliz... hasta que deje de serlo. Entonces, quizá dentro de unos cuantos años, tendrá que enfrentarse con la realidad. Y será entonces cuando caiga la máscara. Y ese padre (o quien sea el abusador) protegido por el oscuro secreto se convertirá en un ídolo de barro, será despreciado e incluso denunciado, porque los tiempos que para nosotros fueron demasiado largos espero que en un futuro próximo se reduzcan considerablemente.

Hoy la sociedad sabe de la existencia del abuso sexual; las noticias se hacen eco con relativa frecuencia. Cierto que sigue existiendo un gran desconocimiento sobre sus efectos y su incidencia, pero estamos en camino. Dicen que la verdad al final siempre triunfa. Eso espero.

Leer más en Suite101: Añadir Artículos de Suite101.net a página web http://www.suite101.net/pages/site_widget.cfm#ixzz0gRg1vmyP

Buscar este blog